Cuando ir al tenis levanta el ánimo a cualquiera…

Puede que mucha gente piense que, en realidad, asistir a un partido de tenis es algo de lo más aburrido excepto para los que juegan, el arbitro y tres o cuatro personas que tengan algún interés personal en el asunto y que no tengan ninguna otra aspiración en la vida. Si alguno de vosotros pensáis así, os animo a que miréis el siguiente video:

Sí amigos, si en realidad una tarde estáis hartos de vegetar en el sofá, y no encontráis nada divertido que hacer, os recomiendo que busquéis en la tele un partido de tenis femenino, o mejor, os informéis si hay alguno en vivo cerca al que podáis asistir. Como os dije en el título, seguro que os levanta el ánimo… y también otras cosas, podéis confiar en mí.

No quiero que este post coja tintes machistas, porque realmente las mujeres que juegan al tenis son verdaderas máquinas deportivas. Aunque salvo excepciones sus cuerpos no resultan tan musculosos como el de sus compañeros masculinos, os puedo asegurar que gozan de gran potencia, y si a eso unimos la flexibilidad propia de su género, mucho mayor que en los hombres, estamos ante perfectas herramientas para hacer campeonas en este deporte. Pero qué queréis que os diga, uno es varón al fin y al cabo, y por mucho que me tire el lado deportivo, no puedo dejar de notar que todos estos detalles nos hacen estar ante verdaderos pibones, de cuerpos esculturales.

Para colmo, no sé por que, últimamente todas las tenistas son además unas mujeres preciosas; vamos, que si te gusta el tenis, te atrae más un partido que ver un desfile de Victoria’s Secret, o incluso una película de tintes eróticos. Madre mía, entre esas falditas, esos uniformes pegados que marcan cada curva de sus cuerpos perfectos, los movimientos lascivos y las posturas imposibles que a veces adoptan… uno empieza a imaginarse a estas chicas en otra situación más íntima, en donde sus movimientos y sus sonidos tienen otro significado, y la verdad, no sería la primera ni la última vez que yo saliera de un partido de tenis femenino con un buen calentón.

Y vosotros, ¿estáis de acuerdo con esto? ¿Encontráis a las jugadoras de tenis mujeres hermosas, sexys, y sois capaces de cerrar los ojos y evadiros para imaginar que, en vez de en una pista de juego, estáis en otra situación mucho más íntima y placentera? Lo mismo es que estoy un poco enfermo, que también puede ser, pero para mí, no hay mujeres más seductoras en el mundo.