Deporte y videos xxx ¿pueden complementarse?

Todos los entendidos en el tema cuentan que, cuando uno practica un deporte, entre sesión y sesión, es bueno realizar otra actividad totalmente distinta, que no tenga que ver con el plano físico sino con el mental, tal como dibujar, ver cine, escuchar música… Esto es realmente importante para aquellos deportistas que se dedican a ello de forma profesional, y meditando sobre el tema, me gustaría saber si estos tipos (y tipas) tan cachas y con tan buena forma física, visitan webs como https://www.ciberporno.xxx/ para desconectar, ¿creéis que será así?

¿Podría ser visitas páginas webs dedicadas al porno la actividad perfecta para desconectar? Vamos a analizarlo un poco.

El porno se consume después, nunca antes de…

Dejemos esto claro, por si acaso algún entrenador nos lee y le da por recordarnos que el sexo, ni nada relacionado con él, está recomendado antes de una actividad deportiva. No lo olvidaremos, pero como digo, sería interesante ver si sería algo recomendable para después (“qué tontería”, pensará alguno, el sexo es recomendable en cualquier momento), o si no fuera posible, un sustituto como unos buenos videos de porno amateur xxx. Yo creo que la mente realmente lo agradecería: por suerte la pornografía no exige demasiado a la mente, y tras una intensa actividad física, no es que se le pueda exigir mucho al cuerpo tampoco. Sería una forma de mantenernos ocupados intelectualmente, mientras damos un descanso a nuestro físico, aunque oye, si alguno sigue rindiendo después de practicar deporte, ya sea porque éste no es de alta intensidad o porque la sesión no ha sido muy fuerte, pues nada, alegría para el cuerpo, jeje.

Tenía un amigo que practicaba baloncesto de manera semiprofesional, y que tenía dos pasiones además de eso: la cocina y los videos de porno latinas. Siempre decía que uno de sus sueños eróticos era ganar un campeonato de baloncesto, y después celebrarlo haciendo una cenita romántica con una buena hembra de la tierra… y después lo que surgiera. Bueno, que yo sepa nunca se le cumplió, aunque en su cabeza lo tenía muy bien montado; evidentemente, para él era la manera perfecta de desconectar después del deporte, aunque la premisa era, desde el principio, ganar esa competición.

Y por supuesto, mejor que todos sean videos gratis

Porque esa es otra,  y con no poca importancia. A menos que pertenezca a la elite de la elite, un deportista no es un tipo demasiado rico, a pesar de que seas profesional (por supuesto dejando fuera a deporte rey  y a sus astros, y a otros que ganan más por hacer publicidad que por su actividad deportiva); y claro, para descansar tu mente de los avatares de las competiciones, hay que echar mano de alguna afición barata. Por eso, el porno online sería algo ideal, porque ¿sabes de algo que haya en cantidades industriales en internet, y que además sea gratis?

Y eso que, en esta ocasión, no se puede decir que la cantidad sea a costa de la calidad, porque aunque al principio los contenidos no eran muy allá, poco a poco la cosa fue mejorando, y ahora la pornografía de pago no se diferencia en nada de la gratuita.  De hecho, es algo a agradecer, aunque no sé muy bien cómo las productoras de cine x se las apañan, pero bueno, tampoco es un tema que me preocupe demasiado; la cuestión es que, como dije al principio, ver videos porno es una actividad sana, barata, disponible para todos y que no exige nada más que una conexión a internet y tener los ojos bien abiertos. Si relaja la mente o no eso ya es cuestión de cada usuario, aunque bueno, si la excita, y con ella el cuerpo, también se accede a otras actividades bien entretenidas, ¿o no?

Cuando ir al tenis levanta el ánimo a cualquiera…

Puede que mucha gente piense que, en realidad, asistir a un partido de tenis es algo de lo más aburrido excepto para los que juegan, el arbitro y tres o cuatro personas que tengan algún interés personal en el asunto y que no tengan ninguna otra aspiración en la vida. Si alguno de vosotros pensáis así, os animo a que miréis el siguiente video:

Sí amigos, si en realidad una tarde estáis hartos de vegetar en el sofá, y no encontráis nada divertido que hacer, os recomiendo que busquéis en la tele un partido de tenis femenino, o mejor, os informéis si hay alguno en vivo cerca al que podáis asistir. Como os dije en el título, seguro que os levanta el ánimo… y también otras cosas, podéis confiar en mí.

No quiero que este post coja tintes machistas, porque realmente las mujeres que juegan al tenis son verdaderas máquinas deportivas. Aunque salvo excepciones sus cuerpos no resultan tan musculosos como el de sus compañeros masculinos, os puedo asegurar que gozan de gran potencia, y si a eso unimos la flexibilidad propia de su género, mucho mayor que en los hombres, estamos ante perfectas herramientas para hacer campeonas en este deporte. Pero qué queréis que os diga, uno es varón al fin y al cabo, y por mucho que me tire el lado deportivo, no puedo dejar de notar que todos estos detalles nos hacen estar ante verdaderos pibones, de cuerpos esculturales.

Para colmo, no sé por que, últimamente todas las tenistas son además unas mujeres preciosas; vamos, que si te gusta el tenis, te atrae más un partido que ver un desfile de Victoria’s Secret, o incluso una película de tintes eróticos. Madre mía, entre esas falditas, esos uniformes pegados que marcan cada curva de sus cuerpos perfectos, los movimientos lascivos y las posturas imposibles que a veces adoptan… uno empieza a imaginarse a estas chicas en otra situación más íntima, en donde sus movimientos y sus sonidos tienen otro significado, y la verdad, no sería la primera ni la última vez que yo saliera de un partido de tenis femenino con un buen calentón.

Y vosotros, ¿estáis de acuerdo con esto? ¿Encontráis a las jugadoras de tenis mujeres hermosas, sexys, y sois capaces de cerrar los ojos y evadiros para imaginar que, en vez de en una pista de juego, estáis en otra situación mucho más íntima y placentera? Lo mismo es que estoy un poco enfermo, que también puede ser, pero para mí, no hay mujeres más seductoras en el mundo.