La evolución en el mundo del tenis (o cómo hemos cambiado…)

Hoy en día se puede decir que el tenis se ha convertido en un deporte practicado en todo el mundo, al menos en el primero y en el segundo, porque en el Tercer Mundo tienen otras preocupaciones, como comprenderéis. Desde que se inventó en el siglo XVIII en Francia, pasando luego a toda Europa y extendiéndose por los demás continentes, hemos tenido la suerte de que, en esencia, ha cambiado poco, y tanto sus normas como forma de jugar siguen siendo las originales.

Al menos, en lo que se refiere a las medidas de la pista en la que se juega, de forma rectangular y delimitada por lineas, y dividida en dos por una red, no ha habido variaciones. Y como desde su invención, es un juego individual de a dos, que puede llegar a ser de cuatro separados en dos equipos. Al principio, se jugaba con las manos en vez de con raqueta, pero tras la invención de ésta, se sumó a su equipo para convertirse en uno de sus elementos más representativos.

Y ese mismo equipo (la raqueta, las pelotas y las zapatillas) es el que, aunque manteniendo sus elementos originales, es el que se ha llevado la mayor evolución. El diseño, los materiales,  y la evolución propia de las tecnologías para crearlos son los que han marcado las diferencias; y así, las raquetas se han hecho más resistentes y más pesadas, las pelotas han cambiado ligeramente su forma y su peso, y las zapatillas se han perfeccionado para proporcionar mayor comodidad y resistencia a cualquier superficie en la que se juegue al tenis.

Mención aparte merece el vestuario, que a pesar de ser lo que más ha cambiado a través del tiempo, no es una parte del equipamiento; es decir, cualquier ropa cómoda y fresca sirve para practicar tenis, por mucho que las modas y los que viven de ella nos hagan ver que se necesita algo especial para hacerlo. En un principio se eligió ropa de algodón de color blanco, por la comodidad y versatibilidad del tejido, y porque ese color reflejaba el sol y daba más frescura a la hora de realizar un esfuerzo; ahora, los tejidos de última generación absorben el sudor y tienen máxima flexibilidad, así que ha dejado de ser un problema. De cualquier forma, los colores y diseños llamativos de las nuevas equipaciones de tenis tienen más valor visual que deportivo, usados para llamar la atención del público más que para proporcionar alguna ventaja a la hora de practicar el deporte.

Así, no hay que comerse más el coco: ropa cómoda, una hora adecuada para realizar actividades deportivas, unas buenas zapatillas y un conjunto de raqueta y pelota medianamente aceptables, y ya tenemos todo lo necesario para darle un poco a la red.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *