Tenis y maternidad, el objetivo de este verano

El verano no es el mejor momento para programar ninguna nueva actividad, pues todos los socios del club tienen idas y venidas gracias a la época de vacaciones y a los cambios de actividades y horarios. Si ya es difícil conciliar el resto del año la vida laboral y la familiar, imagínate en verano, cuando unos integrantes de la familia están  ociosos y otros trabajando incluso con algunas modificaciones en sus condiciones, la verdad es que es bastante complicado.

Por eso, es normal que en nuestro club de tenis se hagan modificaciones también. Asumimos que hay que realizar cursos para los más pequeños de la casa, en horas a las que los padres no estén muy fastidiados, y que los haga entretenerse a la vez que hacen deporte y se actúa un poco como “niñeras” con ellos. Por contra, también tenemos asumido que son muchos los adultos que dejan sus clases y sus horas de entrenamiento durante esta época, por aquello de tener que cuidar a los hijos, o por el deseo de pasar más tiempo con ellos ahora que no tienen clases. Y sobre todo, eso se nota en las mujeres, sobre todo maduritas y preferentemente si son madres.

Nos gusta pensar que el deporte es un arte universal que no entiende de sexos ni edades, una cosa parecida a lo que pasa en el porno por ejemplo. Antes triunfaban las rubias jovencitas con buenas tetas, pero sin embargo, de un tiempo a esta parte, no hay más que pasarse por un par de webs xxx para comprobar que el porno amateur con maduras rompe esquemas y tiene miles e incluso millones de visitas. Va a resultar que, al final, el cine para adultos y la pornografía en general es el único ámbito en el este mundo donde realmente reina la igualdad, por mucho que se diga que es algo muy machista, un producto de hombres justamente para hombres, jeje… Bueno, aquí hay un poco de broma, pero vamos, que viene a ser así, los tiempos cambian, los gustos también, y parece que las mujeres mayores tienen muchísimas más salidas que unos años atrás; claro, si es que quieren tomarlas, por supuesto.

Bueno, pero eso es en el porno, en el deporte puede que no sea tan así; y decididamente, en un club de tenis amateur como el nuestro, no es así en absoluto. Cada año vemos como las mujeres que son madres dejan inmediatamente de venir a sus entrenamientos en cuanto sus hijos están en casa gracias a las vacaciones de verano, ya sean trabajadoras o amas de casa; entenderás que el porcentaje es mucho más grande que el de hombres. Y en estos términos, pues se me ocurrió la idea de organizar clases y horas de juego libres tanto de forma simultánea para hijos y padres, buscando que todas estas señoras que no podían acudir a jugar al tenis, ahora pudieran hacerlo acompañadas de sus hijos, o simplemente dejarlos hacer a ellos mientras ellas mismas se ejercitaban. Lo presenté a la dirección del club, y a principios de este mes se puso en marcha la propuesta.

 

 

La tendencia del tenis hacia las maduras y las… ¿viejas?

Las modas van y viene, eso lo sabemos todos. Por ejemplo, desde hace unos años para acá, el mundo del porno online viene observando una extraña preferencia a ofrecer fotos o vídeos de viejas follando; esto por supuesto a demanda de los consumidores, no porque sea una preferencia personal de nadie. El porno es un negocio que se mueve por dinero como cualquier otro, y dar al usuario lo que quiere es su máxima prioridad.

En fin, que las señoras mayores, o por lo menos maduritas, son tendencia mundial, como se diría en las redes sociales, jeje. Y esto también afecta al mundo del tenis, aunque no te lo creas. Tenemos en mente que este deporte precisa de un buen fondo físico, de una gran preparación y de una potencia que sólo pueden poseer los cuerpos jóvenes, y no negaré que durante un tiempo esto fue así: antes de empezar el siglo XXI, el ranking mundial de tenistas femeninas estaba compuesto por mujeres que no pasaban de los 26 años, con lo cual se podía decir que una deportista de esta disciplina tenía una carrera profesional bastante corta. Sin embargo, en estos momentos, ocho de las diez mejores jugadoras del mundo tienen o superan esa edad, y no tienen intención de retirarse por el momento.

Las técnicas de entrenamiento del tenis actual tienen poco que ver con las de antes, y ése puede ser uno de los motivos de este fenómeno, sin duda. Ahora, cada tenista lleva tras de sí verdaderos expertos en cada una de las materias que pueden incidir en su rendimiento deportivo: alimentación, entrenamiento, fisioterapia… Todo se mide al milímetro, se compensa cada elemento en su conjunto con los demás, y lo que antes estaba asociado a la potencia física, que por supuesto se iba consumiendo con la edad sobre todo a nivel de competición, ahora puede obtenerse de varias maneras, y mejorar el rendimiento cambiando varios de esos parámetros.

La verdad es que el concepto de madurez femenina ha ido cambiando en todos los campos, y no sólo en el tenis, en el deporte en general o en el porno. Cuando antes una mujer llegaba a los treinta, ya empezaba a sentir los signos de la llegada de la madurez, y cuando alcanzaba los cuarenta, ya era oficialmente una mujer mayor; basta con ver cómo cambia el vocablo de una concepción amable a otra más despectiva al cambiar de década: de treinteañera a cuarentona. Pero ahora, distintos factores como la alimentación, los cosméticos y el ritmo de vida hacen que no sea así en absoluto.

De hecho, hay muchas mujeres en la treintena que cualquiera pensaría que no ha terminado de superar la decena anterior; y muchas cuarentonas (usaré la palabra aunque suene mal) que sólo ahora empiezan a mostrar algunos signos de esa madurez que se supone ya obstentan. En la década de los 50 es cuando en realidad se asientan los rasgos que hacen que las podamos llamar maduras, aunque para mí, hay muchas mujeres que a esa edad todavía no se merecen el adjetivo de viejas.  ¿Llamaríais así a Jamie Lee Curtis, Gloria Stefan, Andie McDowell o Christie Brinkley, que ya tiene más de 60? Por supuesto que no.

Y en fin, llamadme depravado, libidinoso o lo que queráis, pero cuando me acerco a mi club de tenis, y veo que hay torneos femeninos o simplemente algún partido amistoso entre amigas, no puede dejar de fijarme en esas jubiladas que juegan para divertirse, y no dejo de pensar en lo bien que les sientan las falditas, en el culo que tienen, y en cómo debe ser que te rodeen con esas piernas tan duritas y musculosas… Y el colmo del morbo, si después de ese partido se lo montarán juntas en plan lésbico, y si me apuras hasta puede ser que sean familia, y hagan una sesión incestuosa de sexo desenfrenado, jeje.